viernes, 9 de enero de 2015

La coartada de Richard



Cuando Richard Blaney estaba practicando trucos de magia más complicados, fue al parque por la noche. Había olvidado quién se lo había mostrado, pero era un parque pequeño fuera de la ciudad. 

Una noche, apareció alguien ahí antes que él, algo poco habitual. 
Era una chica preciosa. 
Parecía que estaba llorando.
Tímido, y sin el valor suficiente para hablarle, perdió el coraje incluso para empezar a practicar, porque estaba pensando demasiado en ella. Así que, ese día, la dejó sola y se fue a casa.

Al día siguiente, estaba allí otra vez y también seguía llorando. 

Oyó rumores sobre ella. 
Decían que la madre de la chica era una prostituta, y que no podía ir a casa cuando su madre tenía un cliente. 
Richard pensó que quería hacer algo para animar a esa chica que siempre estaba llorando. 


Richard le mostró a la chica sus trucos de magia. Por supuesto, le daba demasiada vergüenza mostrar su cara, así que siempre se vestía de payaso. 



Obviamente, la chica se sorprendió al principio, al ver ese visitante inesperado con esa apariencia extraña, pero sin darse cuenta, quedó atrapada por sus trucos de magia, y pasó del shock a la risa. 
A partir de esa noche, Richard, con su maquillaje de payaso, iba a ver la chica cada día para hacerla sonreír. 


Lo hacía para que no tuviera que llorar más.

En ese parque desierto, solo estaban los dos – como si el mundo estuviera acabando…


Richard Blaney, la noche del asesinato de Vivian, igual que la noche del asesinato de Brenda, fue a ver la chica y a hacerle sus trucos de magia. Pero, no podía decir eso, no podía decir que eso era su trabajo a tiempo parcial. Ya no podía creer en la policía. No podía permitir que molestaran a la pobre chica para confirmar cuál era su trabajo, no podía permitir que le dijeran que el “payaso mago” era en realidad un sádico asesino.

La chica no sabía el nombre del “payaso mago”, ni podía reconocer su cara sin el maquillaje. No hacía falta crearle ese “sufrimiento” por ese acto irresponsable.  Richard sabía que era inocente. Mientras siguiera vivo, seguro que podría demostrarlo; y entonces, algún día, podría convertirse en el “payaso mago” una vez más y verla otra vez. 

Creía en eso. 



Texto extraído del booklet del Q.E.D, escrito por Yasu. 
Imágenes tomadas del Q.E.D. STORY -THE MOVIE- 
Traducción japonés-inglés: kikuko kamimura 
Traducción inglés-español: kamerisu

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada